Rama mayor… para qué?

Quería escribir este post hace tiempo…. pero preferí hacer una autocensura hasta que fuera un buen momento, hasta que la cabeza se me hubiera enfriado.  Ahora que tengo la mente ocupada en muchas otras cosas , creo que ya puedo escribir . Aparte que los 1000 “likes” que acabo de ver en el Facebook de este Blog, merecen un nuevo artículo. No????

OK. Aquí voy.

Un día mi hijo regresó de su reunión de tropa sumamente indignado, lleno de impotencia. Me mostró su manga: las varias especialidades que tenía, ya no estaban ahí sino en su bolsillo. ¿Qué pasó? le pregunté. Y me contó lo siguiente, que ahora sí puedo compartir… no para quejarme (porque ya lo hice ante los responsables en su momento) sino sobre todo para hacer una reflexión, pues de eso se trata este blog.

Sucede que estaba en su reunión de tropa, y por algún motivo uno de los Rovers estaba ahí haciendo inspección. Ahora bien, tengo que aclarar que en ese grupo scout, no existe la rama Caminantes, sino que pasan de Scouts a Rovers. Y no es porque ignoren la existencia de la rama, sino porque el mismo dirigente a cargo – que se presenta como una de las personas que más sabe de la materia – no quiere renunciar a la palabra “Clan” . Me imagino que para él es un tema muy mistico…. Pero bueno. Creo que si somos miembros de una Asociación y de una Oficina Mundial, deberíamos seguir las indicaciones de dichas instituciones. Y la verdad es que hace mucho tiempo que existen los Caminantes, que no son lo mismo que los Rovers – por más que ese dirigente haya pretendido vendernos la idea en una reunión de padres de familia.

Volviendo a la anécdota, a unos “Rovers” se les ocurrió inspeccionar a los chicos de la tropa, para ver si tenían bien cosidas las insignias.  Y no tuvieron mejor idea que buscar las esquinas de los parches rectangulares (cinta de registro e insignia de rama) , para ver si había alguna un poco levantada…. y en ese caso, JALARLA PARA ARRANCARLA de la camisa. Porque, para tales “Rovers”, ése era el castigo que merecían los Scouts que no cosían bien sus insignias .  Es más: como les resultaba divertido, forzaban insignias bien cosidas para terminar arrancándolas.   Mi hijo (que acababa de cumplir 13 años, que estaba ilusionado con ser un buen Scout)  vio cómo al hacer esta payasada, un Rover le rasgó la camisa a un compañero. ¿Y qué dijo el Rover? : “Ahora tienes que coser la insignia ENCIMA DEL HUECO, PARA QUE TU MAMÁ NO SE DÉ CUENTA”.

Tal como lo leeen.

Conversé con amigos dirigentes de otros grupos sobre este tema, para preguntarles cómo actuaban ellos. También se sorprendieron de la medida, y me dijeron que a veces descosían un poco (pero con cuidado) la insignia, para que el chico se acordara de coserla para la próxima semana. Pero nunca arrancaban los parches. Yo encontraba esto como una medida bastante fuerte (así como cuando a los malos oficiales de la policía o de las fuerzas armadas, se les despoja de sus insignias).

Por suerte he encontrado en mi correo la copia de la carta que mi hijo enviara a su Jefe de Tropa de aquel entonces. Por motivos lógicos sólo he conservado las iniciales de los involucrados. La comparto con ustedes:

Leave a Comment